Poemas sueltos. García Lorca Relojes omega réplica

VOLVER A PRINCIPAL

 

*****

 

 

Poemas sueltos

Índice

Retornar a la página principal

La oración de las rosas
Este es el prólogo
Cada canción
En la amplia cocina, la lumbre
Siento
Con la fente en el suelo
Se ha quebrado el sol
El jardín de las morenas
Suite del agua.
Suite de los espejos
Noche
Surtidores
Estío
Canción de la desesperanza
La selva de los relojes
Angulo eterno
Tardecilla del Jueves Santo
Chopo y torre
Soledad insegura
Oda a Salvador Dalí
Canción
La sirena y el carabinero
Estampa del cielo
Tres historietas del viento
Herbarios
Escuela
Oda al Santísimo Sacramento del altar
Soledad
Sonetos
Epitafio a Isaac Albéniz
Tengo miedo a perder la maravilla
A Carmela, la peruana
A Mercedes en su vuelo
El poeta pide a su amor que le escriba
Canción de la muerte pequeña
Canto nocturno de los marineros andaluces
Canción homenaje
Miguel Pizarro
Tierra y luna
Luna y panorama de los insectos
Omega
Normas
Canción de cuna
Canción, si tú oye réplicas-de-rolex-en-venta-. fabricante de relojes suizos de lujoras
Canción











...Índice... ...Siguiente

La oración de las rosas.

¡Ave rosas, estrellas solemnes!
Rosas, rosas, joyas vivas de infinito;
bocas, senos y almas vagas perfumadas;
llantos, ¡besos!, granos, polen de la luna;
dulces lotos de las almas estancadas;
¡ave rosas, estrellas solemnes!

Amigas de poetas
y de mi corazón,
¡ave rosas, estrellas
de luminosa Sión!
Panidas, sí, Panidas;
el trágico Rubén
así llamó en sus versos
al lánguido Verlaine,
que era rosa sangrienta
y amarilla a la vez.
Dejad que así os llame,
Panidas, sí, Panidas,
esencias de un Edén,
de labios danzarines,
de senos de mujer.
Vosotras junto al mármol
la sangre sois de él,
pero si fueseis olores
del vergel
en que los faunos moran,
tenéis en vuestro ser
una esencia divina:
María de Nazaret,
que esconde en vuestros pechos
blancura de su miel;
flor única y divina,
flor de Dios y Luzbel.

Flor eterna. Conjuro al suspiro.
Flor grandiosa, divina, enervante,
flor de fauno y de virgen cristiana,
flor de Venus furiosa y tonante,
flor mariana celeste y sedante,
flor que es vida y azul fontana
del amor juvenil y arrogante
que en su cáliz sus ansias aclara.

¡Qué sería la vida sin rosas!
Una senda sin ritmo ni sangre,
un abismo sin noche ni día.
Ellas prestan al alma sus alas,
que sin ellas el alma moría,
sin estrellas, sin fe, sin las claras
ilusiones que el alma quería.

Ellas son refugio de muchos corazones
ellas son estrellas que sienten el amor,
ellas son silencios que lentos escaparon
del eterno poeta nocturno y soñador,
y con aire y con cielo y con luz se formaron,
por eso todas ellas al nacer imitaron
el color y la forma de nuestro corazón.
Ellas son las mujeres entre todas las flores,
tibios sancta sanctorum de la eterna poesía,
neáporis grandiosas de todo pensamiento,
copones de perfume que azul se bebe el viento,
cromáticos enjambres, perlas del sentimiento,
adornos de las liras, poetas sin acento.
Amantes olorosas de dulces ruiseñores.

Madres de todo lo bello,
sois eternas, magníficas, tristes
como tardes calladas de octubre,
que al morir, melancólicas, vagas,
una noche de otoño las cubre,
porque al ser como sois la poesía
estáis llenas de otoño, de tardes,
de pesares, de melancolía,
de tristezas, de amores fatales,
de crepúsculo gris de agonía,
que sois tristes, al ser la poesía
que es un agua de vuestros rosales.
Santas rosas divinas y varias,
esperanzas, anhelos, pasión,
deposito en vosotras, amigas;
dadme un cáliz vacío, ya muerto,
que en su fondo, mustiado y desierto,
volcaré mi fatal corazón.
¡Ave rosas, estrellas solemnes!
Llenas rosas de gracia y amor,
todo el cielo y la tierra son vuestros
y benditos serán los maestros
que proclamen la voz de tu flor.
Y bendito será el bello fruto
de tu bello evangelio solemne,
y bendito tu aroma perenne,
y bendito tu pálido albor.
Solitarias, divinas y graves,
sollozad, pues sois flores de amor,
sollozad por los niños que os cortan,
sollozad por ser alma y ser flor,
sollozad por los malos poetas
que no os pueden cantar con dolor,
sollozad por la luna que os ama,
sollozad por tanto corazón
como en sombra os escucha callado,
y también sollozad por mi amor.
¡Ay!, incensarios carnales del alma,
chopinescas romanzas de olor,
sollozad por mis besos ocultos
que mi boca a vosotras os dio.
Sollozad por la niebla de tumba
donde sangra mi gran corazón,
y en mi hora de estrella apagada,
que mis ojos se cierren al sol,
sed mi blanco y severo sudario,
chopinescas romanzas de olor.
Ocultadme en un valle tranquilo,
y esperando mi resurrección,
id sorbiendo con vuestras raíces
la amargura de mi corazón.

Rosas, rosas divinas y bellas,
sollozad, pues sois flores de amor.

(7 de Mayo de 1918.)

...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Este es el prólogo.

Dejaría en este libro
toda mi alma.
Este libro que ha visto
conmigo los paisajes
y vivido horas santas.

¡Qué pena de los libros
que nos llenan las manos
de rosas y de estrellas
y lentamente pasan!

¡Qué tristeza tan honda
es mirar los retablos
de dolores y penas
que un corazón levanta!

Ver pasar los espectros
de vidas que se borran,
ver al hombre desnudo
en Pegaso sin alas,

ver la vida y la muerte,
la síntesis del mundo,
que en espacios profundos
se miran y se abrazan.

Un libro de poesías
es el otoño muerto:
los versos son las hojas
negras en tierras blancas,

y la voz que los lee
es el soplo del viento
que les hunde en los pechos,
—entrañables distancias—.

El poeta es un árbol
con frutos de tristeza
y con hojas marchitas
de llorar lo que ama.

El poeta es el médium
de la Naturaleza
que explica su grandeza
por medio de palabras.

El poeta comprende
todo lo incomprensible,
y a cosas que se odian,
él, amigas las llama.

Sabe que los senderos
son todos imposibles,
y por eso de noche
va por ellos en calma.

En los libros de versos,
entre rosas de sangre,
van pasando las tristes
y eternas caravanas

que hicieron al poeta
cuando llora en las tardes,
rodeado y ceñido
por sus propios fantasmas.

Poesía es amargura,
miel celeste que mana
de un panal invisible
que fabrican las almas.

Poesía es lo imposible
hecho posible. Arpa
que tiene en vez de cuerdas
corazones y llamas.

Poesía es la vida
que cruzamos con ansia
esperando al que lleva
sin rumbo nuestra barca.

Libros dulces de versos
son los astros que pasan
por el silencio mudo
al reino de la Nada,
escribiendo en el cielo
sus estrofas de plata.

¡Oh, qué penas tan hondas
y nunca remediadas,
las voces dolorosas
que los poetas cantan!

Dejaría en el libro
este toda mi alma...

7 de agosto de 1918 .

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Cada canción

Cada canción
es un remanso
del amor.

Cada lucero,
un remanso
del tiempo.
Un nudo
del tiempo.

Y cada suspiro
un remanso
del grito.

(1921)











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

En la amplia cocina,
a lumbre

En la amplia cocina, la lumbre
pinta todas las cosas de oro.
—¡Ay qué triste es el cuento, abuelito!

—Abuelito, ¿cómo iba vestida
esa del cuento
hermosa madrina?

—Con el manto
del dolor tan solo,
que es un manto muy negro y muy feo.

Nochebuena templada en las casas
y en la calle.

Nochebuena vestida de hielo
al amor de la lumbre
y escuchando la voz del abuelo.

Por la calle del pueblo un gañán
va cantando al Jesús que ha nacido:

¡Pastores venid
pastores llegad
y adorad al niño
que ha nacido ya.

—En mis tiempos yo vi en esta noche
una estrella volar hacia el cielo.

—Cuenta, cuenta, abuelito, esa historia
que queremos saber el secreto...

Y en la plata sin brillo del viejo
pone risa un niño travieso:

—Para qué, hijos mios queridos...
...................................................
Hijos mios, no queráis saber
lo que sólo Dios y yo sabemos.

—Anda, dinos cómo se llamaba
esa estrella que voló hacia el cielo.

—Se llamaba Piedad de los Pobres,
luminosa como vuestra niñez.

Y la voz del mancebo resuena
alegrando la estrecha calleja:

Jesusito del alma,
niño querido que... al hombre
labios...

Que esta noche nace el Cristo
en el portal de Belén.

(1921)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

(Siento)

Siento
que arde en mis venas
sangre,
llama roja que va cociendo
mis pasiones en mi corazón.

Mujeres, derramad agua,
por favor;
cuando todo se quema,
sólo las pavesas vuelan
al viento.

(1921)











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

(Con la frente en el suelo)

Con la frente en el suelo y el pensamiento arriba,
iba yo andando, andando,
y en la senda del tiempo
se echaba mi vida en busca de un deseo.
Junto al camino gris
          vi una vereda en flor
          y una rosa
llena de luz, llena de vida
          y de dolor.

Mujer, flor que se abre en el jardín:
las rosas son como tu carne virgen,
con su fragancia inefable y sutil
y su nostalgia de lo triste.

(1921)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Se ha quebrado el sol

Se ha quebrado el sol
entre nubes de cobre.
De los montes azules llega un aire suave.
En el prado del cielo,
entre flores de estrellas,
va la luna en creciente
como un garfio de oro.

Por el campo, (que espera los tropeles de almas),
voy cargado de pena.
Por él camino solo.
Pero el corazón mío
un raro sueño canta
de una pasión oculta
en distancia sin fondo.

Ecos de manos blancas
sobre mi frente fría,
¡pasión que madurara
con llanto de mis ojos!

(¿1921?)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente












Anterior... ...Índice... ...Siguiente

El jardín de las morenas
(Fragmentos)

Pórtico

El agua
toca su tambor
de plata.

Los árboles
tejen el viento
y las rosas lo tiñen
de perfume.

Una araña
inmensa
hace a la luna
estrella.

*****
Acacia
¿Quién segó el tallo
de la luna?
(Nos dejó raíces
de agua.)
¡Qué fácil nos sería cortar las flores
de la eterna acacia!

*****
Encuentro

María del Reposo,
te vuelvo a encontrar
junto a la fuentefría
del limonar.
¡Viva la rosa en su rosal!

María del Reposo,
te vuelvo a encontrar,
los cabellos de niebla
y ojos de cristal.
¡Viva la rosa en su rosal!

María del Reposo,
te vuelvo a encontrar.
Aquel guante de luna que olvide,
¿dónde está?
¡Viva la rosa en su rosal!

*****
Limonar

Limonar.
Momento
de mi sueño.

Limonar.
Nido
de senos
amarillos.

Limonar.
Senos donde maman
las brisas del mar

Limonar.
Naranjal desfallecido,
naranjal moribundo,
naranjal sin sangre.

Limonar.
Tú viste mi amor roto
por el hacha de un gesto.

Limonar,
mi amor niño, mi amor
sin báculo y sin rosa.

Limonar.

(1921)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Suite del agua.

País

En el agua negra,
árboles yacentes,
margaritas
y amapolas.

Por el camino muerto
van tres bueyes.

Por el aire,
el ruiseñor,
corazón del árbol

*****
Temblor

En mi memoria tendría
con un recuerdo de plata,
piedra de rocío.

En el campo sin monte
una laguna clara,
manantial apagado.

*****
Acacia

¿Quién segó el tallo
de la luna?

(Nos dejó raíces
de agua.)

¡Qué fácil nos sería cortar las flores
de la eterna acacia!

*****
Curva

Con un lirio en la mano
te dejo.
¡Amor de mi noche!
Y viudita de mi astro
te encuentro.

¡Domador de sombrías
mariposas!
Sigo por mi camino.
Al cabo de mil años
me verás.
¡Amor de mi noche!

Por la vereda azul,
domador de sombrías
estrellas
seguiré mi camino.

Hasta que el Universo
quepa en mi corazón.

*****
Colmena

¡Vivimos en celdas
de cristal,
en colmena de aire!
Nos besamos a través
de cristal.
¡Maravillosa cárcel,
cuya puerta
es la luna!

*****
Norte

Las estrellas frías
sobre los caminos.

Hay quien va y quien viene
por selvas de humo.
Las cabañas suspiran
bajo la aurora perpetua.

En el golpe
del hacha
valles y bosques tienen
un temblor de cisterna.
¡En el golpe
del hacha!

*****
Sur

Sur,
espejismo,
reflejo.

Da lo mismo decir
estrella que naranja,
cauce que cielo.

¡Oh la flecha,
la flecha!
El Sur
es eso:
una flecha de oro,
sin blanco, sobre el viento.

*****
Este

Escala de aroma
que baja
al Sur
(por grandes conjuntos).

*****
Oeste

Escala de luna
que asciende
al Norte
(cromática).

(¿1921?)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Suite de los espejos

Símbolo

Cristo
tenía un
espejo
en cada mano.
Multiplicaba
su propio espectro.
Proyectaba su corazón
en las miradas
negras.
¡Creo!

*****
El gran espejo

Vivimos
bajo el gran espejo.
¡El hombre es azul!
¡Hosanna!

*****
Reflejo

Doña Luna.
(¿Se ha roto el azogue?)
No.
¿Qué muchacho ha encendido
su linterna?

Sólo una mariposa
basta para apagarte.
Calla... ¡Pero es posible!
¡Aquella luciérnaga
es la luna!

*****
Rayos

Todo es abanico.
Hermano, abre los brazos.
Dios es el punto.

*****
Réplica

Un pájaro tan solo
canta.
El aire multiplica.
Oímos por espejos.

*****
Tierra

Andamos
sobre un espejo,
sin azogue,
sobre un cristal
sin nubes.
Si los lirios nacieran
al revés,
si las rosas nacieran
al revés,
si todas las raíces
miraran las estrellas,
y el muerto no cerrara
sus ojos,
seríamos como cisnes.

*****
Capricho

Detrás de cada espejo
hay una estrella muerta
y un arco iris niño
que duerme.

Detrás de cada espejo
hay una calma eterna
y un nido de silencios
que no han volado.

El espejo es la momia
del manantial, se cierra,
como concha de luz,
por la noche.

El espejo
es la madre-rocío,
el libro que diseca
los crepúsculos, el eco hecho carne.

*****
Sinto

Campanillas de oro.
Pagoda dragón.
TiIín, tilín,
sobre los arrozales.
Fuente primitiva.
Fuente de la verdad.
A lo lejos,
garzas de color rosa
y el volcán marchito.

*****
Los ojos

En los ojos se abren
infinitos senderos.
Son de encrucijadas
de la sombra.
La muerte llega siempre
de esos campos ocultos.
(Jardinera que troncha
las flores de las lágrimas.)
Las pupilas no tienen
horizontes.
Nos perdemos en ellas
como en la selva virgen.
Al castillo de irás
y no volverás
se va por el camino
que comienza en el iris.
¡Muchacho sin amor,
Dios te libre de la yedra roja!
Guárdate del viajero,
Elenita que bordas
corbatas!

*****
Initium

Adán y Eva.
La serpiente
partió el espejo
en mil pedazos,
y la manzana
fue la piedra.

*****
Berceuse al espejo
dormido


Duerme.
No temas la mirada
errante.
          Duerme.

Ni la mariposa,
ni la palabra,
ni el rayo furtivo
de la cerradura
te herirán.
          Duerme.

Como mi corazón,
así tú,
espejo mío.
Jardín donde el amor
me espera.

Duérmete sin cuidado,
pero despierta,
cuando se muera el último
beso de mis labios.>

*****
Aire

El aire,
preñado de arcos iris,
rompe sus espejos
sobre la fronda.

*****
Confusión

Mi corazón
¿es tu corazón?
¿Quién me refleja pensamientos?
¿Quién me presta
esta pasión
sin raíces?
¿Por qué cambia mi traje
de colores?
¡Todo es encrucijada!
¿Por qué ves en el cielo
tanta estrella?
¿Hermano, eres tú
o soy yo?
¿Y estas manos tan frías
son de aquél?
Me veo por los ocasos,
y un hormiguero de gente
anda por mi corazón.

*****
Remanso

El búho
deja su meditación,
limpia sus gafas
y suspira.
Una luciérnaga
rueda monte abajo,
y una estrella,
se corre.
El búho bate sus alas
y sigue meditando.

(1921)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Noche

(Suite para piano y
voz emocionada)

*****
Rasgos

Aquel camino
sin gente.
Aquel camino.

Aquel grillo
sin hogar.
Aquel grillo.

Y esta esquila
que se duerme.
Esta esquila...

*****
Preludio

El buey
cierra sus ojos
lentamente...
Calor de establo.

Este es el preludio
de la noche.

*****
Rincón del cielo

La estrella
vieja
cierra sus ojos turbios.

La estrella
nueva
quiere azular
la sombra.

(En los pinos del monte
hay luciérnagas.)

*****
Total

La mano de la brisa
acaricia la cara del espacio
una vez
y otra vez.

Las estrellas entornan
sus párpados azules
una vez
y otra vez.

*****
Un lucero

Hay un lucero quieto,
un lucero sin párpados.
—¿Donde?
—Un lucero...
En el agua dormida
del estanque.

*****
Franja

El camino de Santiago.
(Oh noche de mi amor,
cuando estaba la pájara pinta
pinta
pinta
en la flor del limón.)

*****
Una

Aquella estrella romántica
(para las magnolias,
para las rosas).
Aquella estrella romántica
se ha vuelto loca.
Balalín,
balalán.
(Canta, ranita,
en tu choza
de sombra.)

*****
Madre

La osa mayor
da teta a sus estrellas
panza arriba:
gruñe
y gruñe.
¡Estrellas niñas, huid;
estrellitas tiernas!

*****
Recuerdo

Doña Luna no ha salido.
Está jugando a la rueda
y ella misma se hace burla.
Luna lunera.

*****
Hospicio

Y las estrellas pobres
las que no tienen luz,
¡qué dolor,
que dolor,
que pena!,
están abandonadas
sobre un azul borroso.

¡Que dolor,
qué dolor,
qué pena!

*****
Cometa

En Sirio,
hay niños.

*****
Venus

Abrete, sésamo
del día.
Ciérrate, sésamo
de la noche.

*****
Abajo

El espacio estrellado
se refleja en sonidos.
Lianas espectrales.
Arpa laberíntica.

*****
La gran tristeza

No puedes contemplarte
en el mar.
Tus miradas se tronchan
como tallos de luz.
Noche de la tierra.

(1922)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente









Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Surtidores

País

¡Surtidores de los sueños
sin aguas
y sin fuentes!
Se ven con el rabillo
del ojo nunca frente
a frente.

Como todas las cosas
ideales, se mecen
en las márgenes puras
de la Muerte.

*****
Aparte

La sangre de la noche
va por las arterias
de los surtidores.
¡Oh qué maravilla
de temblor!
Yo pienso
en ventanas abiertas,
sin pianos
y sin doncellas.

¡Hace un instante!
Todavía la polvareda
se mece en el azul.
Hace un momento.
¡Dos mil siglos!
Si mal no recuerdo.

*****
Jardín

Hay cuatro caballeros
con espadas de agua
y está la noche oscura.
Las cuatro espadas hieren
el mundo de las rosas
y os herirán el corazón.
¡No bajeis al jardín!

*****
Abandono

¡Dios mío, he venido con
la semilla de las preguntas!
La sembré y no florecieron

(Un grillo canta
bajo la luna)

¡Dios mío, he llegado con
las corolas de las respuestas,
pero el viento no las deshoja!

(Gira la naranja
irisada de la tierra.)

¡Dios mío, Lázaro soy!
Llena la aurora, mi tumba
da a mi carro negros potros.

(Por el monte lírico
se pone la luna.)

¡Dios mío, me sentaré
sin pregunta y con respuesta!
a ver moverse las ramas.

(Gira la naranja
irisada de la tierra.)

(Noviembre 1922)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Estío

Ceres ha llorado
sus lágrimas de oro.

Las profundas heridas
de los arados
han dado racimos
de lágrimas.

El hombre bajo el sol
recoge el gran llanto
de fuego.

El gran llanto de Cristo
recién nacido.

(Cruz,
aspa,
llama.)

Ceres está muerta
sobre la campiña,
su pecho
acribillado de amapolas,
su corazón
acribillado de cigarras.

Anterior... ...Índice... ...Siguiente











Anterior... ...Índice... ...Siguiente

Canción de la
desesperanza

Los olivos subían
y el río bajaba.

(Solo yo me perdía
por los aires.)

Los Padres esperaban
el Santo Advenimiento,
y las muchachas pintan
su corazón de verde.

(Solo yo me perdía
por los aires.)

Anterior... ...Índice... ...Siguiente














Anterior... ...Índice... ...Siguiente

La selva de los relojes

Entré en la selva
de los relojes.

Frondas de tic-tac,
racimos de campanas
y, bajo la hora múltiple,
constelaciones de péndulos.

Los lirios negros
de las horas muertas,
los lirios negros
de las horas niñas.
¡Todo igual!
¿Y el oro del amor?

Hay una hora tan sólo.
¡Una hora tan sólo!
¡La hora fría!

*****
Maleza

Me interné
por la hora mortal.
Hora de agonizante
y de últimos besos.
Grave hora que sueñan
las campanas cautivas.

Relojes de cuco.
sin cuco.
Estrella mohosa
y enormes mariposas
pálidas.
Entre el boscaje
de suspiros
el aristón
sonaba
que tenía cuando niño.

¡Por aquí has de pasar,
corazón!
¡Por aquí,
corazón!

*****
Vista general

Toda la selva turbia
es una inmensa araña
que teje una red sonora
a la esperanza.
¡A la pobre virgen blanca
que se cría con suspiros y miradas!

*****
Él

La verdadera esfinge
es el reloj

Edipo nacerá de una pupila.
Limita al Norte
con el espejo
y al Sur
con el gato.
Doña Luna es una Venus.

(Esfera sin sabor.)

Los relojes nos traen
los inviernos.

(Golondrinas hieráticas
emigran el verano.)

La madrugada tiene
un pleamar de relojes.

*****
Donde se ahoga el sueño

Los murciélagos nacen
de las esferas.
Y el becerro los estudia
preocupado.

¿Cuándo será el crepúsculo
de todos los relojes?
¿Cuándo esas lunas blancas
se hundirán por los montes?

*****
Eco del reloj

Me senté
en un claro del tiempo.
Era un remanso de silencio,
de un blanco
silencio.

Anillo formidable,
donde los luceros
chocaban con los doce flotantes
números negros.

*****
Meditación primera
y última


El Tiempo
tiene color de noche
De una noche quieta.

Sobre lunas enormes,
la Eternidad
está fija en las doce.
Y el Tiempo se ha dormido
para siempre en su torre.
Nos engañan
todos los relojes.

El Tiempo tiene ya
horizontes.

*****
La hora esfinge

En tu jardín se abren
las estrellas malditas.
Nacemos bajo tus cuernos
y morimos.

¡Hora fría!
Pones un techo de piedra
a las mariposas líricas
y, sentada en el azul,
cortas alas
y limitas.

Una... dos... y tres.
Sonó la hora en la selva.

El silencio
se llenó de burbujas
y un péndulo de oro
llevaba y traía
mi cara por el aire.

¡Sonó la hora en la selva!
Los relojes de bolsillo,
como bandadas de moscas
iban y venían.

En mi corazón sonaba
el reloj sobredorado
de mi abuelita.
Relojes omega réplica

Mejor réplica reloj sitio
los mejores relojes de lujo para hombre
Relojes omega réplica Replicas De Relojes Baratas, Relojes De Imitacion, Replicas Relojes Rolex, Omega, Breitling Menu Close Inicio

Language Deutsch Français Italiano Español Português 日本語 Russian Arabic Norwegian Swedish Danish Nederlands Finland Ireland English Welcome! Registrarse o Registro Tu carrito esta vacío Omega Speedmaster Omega De Ville- Omega Seamaster Divisas Productos Replica Omega Seamaster especialidades réplicas Omega réplica de-Ville Replica Omega Constellation Réplica Omega Speedmaster Los más vendidos Falso Omega los relojes del movimiento: Seamaster Planet Ocean 600 M Omega Co-Axial Cronógrafo 45,5 mm - acero sobre acero - 232.30.46.51.01.001 [9db1] €9,377.19   €199.95 Ahorre: 98% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Speedmaster Fecha / Day-Date cronógrafo de 40 mm Fecha - acero sobre acero - 323.30.40.40.06.001 [4e8d] €6,233.79   €191.58 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Ladymatic Omega Co-Axial 34 mm - acero sobre acero - 425.35.34.20.57.002 [0924] €10,091.43   €193.44 Ahorre: 98% descuento Destacado -   [todos] Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Omega De Ville Co-Axial Calendario Anual 41 mm - oro rojo en oro rojo - 431.50.41.22.02.001 [19b9] €5,879.46   €200.88 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Omega De Ville Co-Axial Calendario Anual 41 mm - acero en la correa de cuero - 431.13.41.22.01.001 [f7d0] €9,950.07   €194.37 Ahorre: 98% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Omega De Ville Co-Axial Calendario Anual 41 mm - acero en la correa de cuero - 431.13.41.22.02.001 [30e9] €9,775.23   €199.95 Ahorre: 98% descuento Productos nuevos para junio Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - oro rojo en oro rojo - 123.55.27.60.99.004 [2274] €9,813.36   €194.37 Ahorre: 98% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - Acero - oro rojo en Acero - oro rojo - 123.20.27.60.57.002 [5d87] €7,609.26   €195.30 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - acero sobre acero - 123.15.27.60.52.001 [b56a] €6,436.53   €199.95 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - Acero - oro amarillo de acero - oro amarillo - 123.20.27.60.55.005 [74e9] €9,879.39   €197.16 Ahorre: 98% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - oro blanco en el oro blanco - 123.55.27.60.99.001 [5b08] €8,289.09   €197.16 Ahorre: 98% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: Constelación Constelación de cuarzo de 27 mm - acero sobre acero - 123.10.27.60.57.001 [8593] €5,662.77   €196.23 Ahorre: 97% descuento Productos destacados Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - Acero - oro amarillo de acero - oro amarillo - 424.20.27.60.08.001 [fd7a] €6,948.96   €191.58 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - acero sobre acero - 424.10.27.60.05.001 [cc6c] €5,943.63   €197.16 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - acero sobre acero - 424.15.27.60.55.001 [0edc] €7,665.99   €200.88 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - oro amarillo en oro amarillo - 424.50.27.60.08.001 [02d8] €6,264.48   €199.95 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - Acero - oro amarillo de acero - oro amarillo - 424.20.27.60.05.001 [5a57] €5,726.01   €198.09 Ahorre: 97% descuento Falso Omega los relojes del movimiento: De Ville Prestige Cuarzo 27,4 mm - Acero - oro amarillo de acero - oro amarillo - 424.25.27.60.58.001 [E706] €10,678.26   €199.95 Ahorre: 98% descuento

\ orte